Comunicação à trois bandas 12

viernes, enero 19, 2007

Diario de Navidad de Fernando Pérez

Diario de las navidades

El día 24 me levanté a las 11:00 de la mañana, desayuné y me fui con mi primo y unos amigos a dar vueltas por la calle hasta las 12:30. Después mi primo y yo fuimos a comprarle al tío de mi primo bebidas para el bar y a las 2:30 nos fuimos a nuestras casas a almorzar.

A las tres y media de la tarde habíamos terminado de comer y nos reunimos en un piso pequeño que tenemos alquilado mi primo y nuestros amigos, allí estuvimos toda la tarde escuchando música, bailando y jugando a las cartas.

Sobre las ocho y media de la noche me fui a mi casa para ducharme e irme con mis padres y mi hermano a casa de mi abuela donde cenaríamos toda la familia unida.

Cenamos a eso de las diez y media, comimos gambas, jamón y salchichón ibérico de primer plato, de segundo plato comimos un plato de carne guisada con patatas y de postre el típico surtido navideño de turrones.

Después de cenar, a eso de las doce y media mi tío empezó a tocar la guitarra y comenzamos a cantar villancicos hasta las dos de la mañana, porque a esa hora vino una amiga de mi madre a recogernos para ir a trabajar, sirviendo copas al cotillón del SYP

(es un sitio donde se baila y se venden bebidas, que abren solamente en las navidades), estuve allí trabajando hasta que terminó todo, sobre las ocho y media o nueve de la mañana, por estar allí toda la noche, me dieron sesenta euros, a esa hora me acosté a dormir un ratito.

El día 25 me levanté a las doce y fui con mi primo al piso que tenemos y estuvimos prepagándolo para esa noche porque íbamos a hacer una fiesta para pasar todo el día juntos, ya que como tuve que trabajar no pude estar con ellos la noche del 24. A las dos y media fuimos a almorzar.

Por la tarde, a las tres y media o cuatro, estuvimos colocando el equipo de música, decorando las paredes y limpiándolo todo para que estuviera perfecto para esa noche. A las siete dimos una vuelta hasta las nueve, que nos fuimos a ducharnos y prepararnos para la gran fiesta. Llegamos a las once y comenzamos a bailar, yo hice algunos pasos de breack-dance que me sabía.

Esa fiesta duró hasta las dos de la mañana, todos disfrutamos de esa noche haciendo locuras y haciendo duelos de baile.

El día 31 me levanté a las doce, fui con mis padres a Chiclana a casa de mi tía Sara que vive allí, estuve jugando con la niña que tiene un año y cuatro meses, estuvimos allí hasta las siete de la tarde, a esa hora volvimos a Medina para bañarnos y para ir a casa de mi tío Manolo donde nos reuniríamos de nuevo la familia para cenar.

Empezamos a cenar sobre las diez de la noch,e de primer plato de nuevo comimos gambas, jamón, … entre otras especialidades navideñas, de segundo plato comimos filetes de carne mechada en salsa de almendras y de postre el típico surtido navideño de turrones De la Viuda (es una marca de turrones).

Después, a eso de las doce, nos tomamos las uvas (que es una fruta, que se suele tomar ese día junto a las doce campanadas, ya es una costumbre) y brindamos con cava (vino espumoso español parecido al champagne) y vimos los fuegos artificiales y de nuevo fuimos a trabajar al cotillón toda la noche.

El día 1 nos levantamos a las seis de la tarde, almorzamos y fui a dar una vuelta con mis amigos hasta las nueve, ese día no hice nada en particular.

El día 5 de enero por la noche vimos las cabalgatas de los Reyes Magos que estaban tirando caramelos, peluches y juguetes.

Después estuvimos dando vueltas por la calle hasta las una y media de la madrugada.

El día 6 de enero a las doce de la mañana fui con mi primo a jugar al tenis a una pista, tras recibir los innumerables regalos, fue un día muy feliz y emotivo.

A las cinco de la tarde fuimos a un restaurante para comer el típico roscón de reyes y me terminaron de dar los regalos y con el dinerillo que cogí me compré un sello de plata (anillo) con una calavera.

Bueno esas han sido mis navidades, unas buenas navidades creo. Ciao.

Un cordial saludo de Fernando Pérez Barrios