Comunicação à trois bandas 12

viernes, febrero 23, 2007

Los juegos de Isabelle y de su vecina


HOLA Sofía y Fernando

Interrogué una de mis vecinos quienes conozco muy bien, adoro discutir con ella, yo aprendo de ella todos los días, a ella le gusta mucho hablar de su juventud. En esta experiencia, he aprendido muchisimas cosas sobre los juegos que hacía antes.

Cuando yo era pequeño jugaba también a la rayuela así como al globo. Jugaba a menudo al papá y a la madre, a la muñeca, a la cuerda que debe saltarse y al profesor. Cuando salía de los cursos jugaba a la máscara oculta con mis primos así como al gato y al ratón. A partir de los 13 años dejé de jugar a todos estos juegos, comencé a jugar a otra cosa como el juego de cartas, los dominós, el ordenador y msn. Al crecer observé que me divertía menos que antes, ahora con los cursos y todos los deberes pendientes yo tengo menos tiempo para divertirme. Más se crece más se consagra a otra cosa y todo lo que jugaba antes ya no lo hago. Pero tengo una pequeña hermana, a veces quiere que juegue con ella, por lo tanto ocurre que me divierta con ella cuando tengo tiempo.

Mi vecina :

NOMBRE : Jacqueline

AÑOS : 85años

Estaba en Sologne, que es un lugar de Francia muy conocido y allí como los alrededores , en mi generación ella jugaba a cosas como mucha gente, se jugaba a la rayuela porque no se tenían tantos juegos pues ella jugaba al globo si quería, jugaba también a la ronda. Se cantaban canciones de niños cuando la gente no tenía muchos juegos como ahora que podían incitarlo a jugar a eso o a eso. ¿A qué se jugaba antes? Sí se jugaba también a la bola, había el tenis pero no era para los niños de la campaña. Eran realmente juegos muy simples y se jugaba al papá y a la mama como los niños de ahora, se hacían juegos asi, no habia realmente todos los juegos que hay hoy, ahora los jóvenes son incitados por la televisión u otra cosa, no sé.


Hasta pronto!

ISABELLE

jueves, febrero 22, 2007




Domingo, 11 febrero 2006
¡Hola Fernando y Isabelle!

¿Qué tal estáis? Espero que estéis bien. Yo me encuentro muy bien.
En esta carta os voy a hablar de una experiencia muy buena que tuve…recordar los tiempos de infancia. Os voy a decir los juegos que yo jugaba cuando en mi infancia y también los juegos la señora Maria do Carmo, una funcionaria de mi instituto.
Bueno, para eso tuve que entrevistar la señora. Ha sido muy divertido. Ella me dijo que hasta los once, doce años jugaba con sus amigas juegos como “cara cega”, “anel”, “lencinho da botica”, “manecas” y, también le gustaba montar en bici y jugar con muñecas hechas de paño o papel…. Por lo que ella me dijo, sin duda que los juegos de otros tiempos y los de hoy son un poco diferentes.
Yo, cuando era pequeña, de los cinco años hasta los diez u los once años, jugaba muchísimos juegos como: “cabra cega”, “esconde”, “macaca”, “macaquinho do chinês” y “corrida de sacos”. Las “corridas de sacos” era uno de mis preferidos. Para jugarlo necesitábamos de bolsos de la arpillera en número igual a de los participantes. El número de jugadores es variable. Se hace un precurso en el suelo con una línea para la salida y otra para la llegada. Todos los concursantes se ponen detrás de la línea de salida. A la señal de la salida, cada uno entra para dentro de su saco, segura las puntas con las manos y se corre en dirección a la meta. Gana el que llegue en primer lugar. Otro que me gustaba mucho también era la “cabra cega”. Se elige una persona para ser la “cabra cega” y sus ojos son vendados con un pañuelo. El jugador que hace de “cabra cega” debe de coger los demás jugadores y descubrir quién es. La “cabra cega” tiene que dar tres o cuatro vueltas para perder la orientación. Los otros jugadores caminan al rededor de la “cabra cega” y le tocan para desorientarla. Los jugadores no pueden ser “apañados” (cogidos). Cuando un jugador es “apañado” por la “cabra cega” no debe hablar porque su voz puede identificarlo. Si la “cabra cega” “apaña” una de las personas debe intentar adivinar quien es y si lo consigue ese jugador es vendado es su turno de ser la “cabra cega”. Y empieza todo de nuevo. Si no adivina quien es la “cabra cega” tendrá que “apañar” a otra persona.
No tengo más nada a deciros. Espero que os guste mi trabajo y espero ansiosamente vuestros trabajos. J
Besos, Ana Sofía